Nueva denominación de la Revista del Acampante
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • Enviar por e-mail

Esa enemiga de los campamentos

Airelibredigital.com » Técnicas y Productos
Autor: Marcelo C. Tedesco, Marzo 2010
Hacer clic sobre las fotos para agrandar.

Los árboles se ponen más verdes, los colores más brillantes y el “olor a tierra mojada” invade todo con ese perfume único que nos recuerda que la Naturaleza una de las cosas más lindas para disfrutar en la vida. Pero antes de eso, tenemos que soportar una de las amenazas más temidas en todo campamento: la lluvia. He aquí algunos pequeños trucos para protegerse de ella y para que, sin ser nuestra enemiga, siga siendo ese regalo del cielo.

Esa enemiga de los campamentos

El agua en una acampada siempre es un problema, ya que si bien los equipos son cada vez más sofisticados y resistentes, y muchos establecimientos ya ofrecen servicios para protegerse de ella a sus huéspedes, como parcelas techadas; arruina una de las actividades esenciales de quienes eligen esta forma de vacacionar: pasar tiempo a la intemperie. Si bien uno puede encontrar algunas opciones para reemplazar esto último, tanto fuera como dentro del camping (si es que no se encuentra en un sitio agreste), la lluvia puede ocasionar otro problema mayor, como es la mojadura de varios elementos primordiales. Entre ellos, la ropa y las bolsas de dormir, haciendo nuestra estadía en la naturaleza realmente incómoda.

Para protegerse de la lluvia en un campamento hay varias alternativas. Quienes se encuentran en un camping pueden recurrir a los salones de usos múltiples o quinchos que ya prácticamente todos tienen, o en su defecto y si se trata de una emergencia, a los baños. Sin embargo, ello no resguarda nuestra ropa y equipo, a los que probablemente luego encontraremos mojados si el agua en nuestra carpa era suficiente como para obligarnos a evacuarla. Si queremos evitar que eso suceda, es necesario realizar algunos procedimientos tanto antes como al armar, y durante la acampada.


Chequear el equipo
Hoy en día todas las carpas aguantan como mínimo una columna de agua de 1000 mm, porque eso es lo que soporta la tela con que se fabrican... pero ahí hay una trampita: las filtraciones nunca son por la tela sino por las costuras. Por eso hay que ver que estén en buen estado e impermeabilizadas. Una carpa rota o gastada tiene muchas más posibilidades de filtrar agua que una en buenas condiciones. Por eso, es importante revisarla siempre antes de salir para reconocer posibles desperfectos y repararlos. Los cierres, las costuras y el piso son los lugares que más deben protegerse, ya que los paños deben estar verdaderamente muy gastados para que permitan el paso del agua.

Actualmente, las carpas iglú de buena calidad están cosidas con hilos de nylon y una cinta de un material engomado que sella las puntadas de las costuras. Es importante que si la llevamos a reparar a una lonería o zapatería sepan cómo tratarla y solucionar la avería que tenga sin alterar sus propiedades. Un consejo que suelen dar los experimentados acampantes es examinar los equipos de altísima calidad y ver cómo están confeccionados, para luego buscar algunas de esas características en su compra, o realizarle esas modificaciones a los que ya posean. Una de ellas que he visto varias veces es extender el sobretecho con faldones, como los que ya vienen de fábrica en las carpas para zonas nevadas. Ello ayuda a “despejar” el agua de las paredes interiores y evita que filtre hacia abajo del piso.

Esa enemiga de los campamentos

Además de chequear el equipo, es importante estar preparado con algunos elementos de más que nos pueden sacar de un apuro. Siempre hay que tener algún nylon grande (ya explicaremos para qué), algunas estacas y soguín de más. También, una vela. Si bien se consigue un líquido similar al pintauñas que funciona como impermeabilizante de costuras, de no tenerlo también es efectivo frotar una vela por ellas. La cera sella los agujeros de las puntadas, y aguantan por algunos días. Otros usan jabón, pero al disolverse con el agua es menos efectivo. Si alguna porción de la tela está gastada y prevemos que podrá filtrar, se puede impermeabilizar rociándola con aerosoles de acrílico. Se consiguen en las casas de suelas o de reparación de calzado, ya que se usan para cuero de botas o zapatos en general, y suelen ser de las mismas marcas que las pomadas de lustrar. Deben aplicarse en varias capas, dejando secar entre una y otra para evitar que chorreen y que sus componentes dañen la tela.

Los vientos y estacas también son importantes. Una carpa inestable o que flamee tiene más posibilidades de filtrar agua que una perfectamente sostenida. En cuanto a las estacas, personalmente prefiero las que son de chapa en forma de V a los hierros redondos que suelen traer los iglús de fábrica, porque estos se giran y tienden a desprenderse con el suelo mojado y el efecto del viento. No son mucho más pesadas, y son bastante económicas. En las canadienses, debe aflojarse un poco la tensión de los vientos cuando llueve, porque el peso de las telas mojadas y el piso ablandado por el agua pueden hacer que se desclaven, y eso en una carpa de este tipo es trágico.


Protegerse del agua de arriba y del agua de abajo

El primer procedimiento clave para protegerse de la lluvia y el agua en un buen campamento es elegir un buen lugar para instalarnos. Si estamos en un lugar agreste o no se trata de un camping donde nos digan “arme acá”, podemos recorrer y evaluar. El lugar debe ser alto y protegido de los vientos, y hay que examinar muy bien el piso. Contrariamente a lo que se cree, los pisos o parcelas perfectamente nivelados no son los mejores. Siempre es preferible que tengan una pequeña inclinación para favorecer que el agua corra y no se encharque. La puerta debe colocarse de espaldas a la caída y no mirando a ella, aunque esto implique darle la espalda al resto del mundo, porque en las zonas posteriores las carpas suelen tener menos costuras y cierres que en el frente, lo que constituye menos “puntos débiles”.

El agua en un campamento afecta de dos maneras: la que viene del cielo y la que corre por el piso. Para preservarse de ambas también hay algunos trucos, además de elegir un buen terreno donde instalarse. Actualmente algunos campings ofrecen parcelas techadas, pero son muy pocos. Quienes acampan en los establecimientos que no las tienen, o en zonas agrestes, siempre tienen la opción de techar su carpa con alguna lona plástica. En las ferreterías se consiguen arpilleras plásticas de varios tamaños que incluso tienen dobladillos y ojales de metal en sus bordes. Armar un simple toldo a dos aguas sobre la carpa con ella es muy efectivo, y sólo requiere algunos soguines y estacas de más. Si bien puede ser antiestético, recuérdenselo al que vean con su bolsa de dormir camino al quincho en medio de una lluvia cuando ustedes estén bien calentitos e instalados en su refugio de tela.

Esa enemiga de los campamentos

La vegetación circundante al sitio donde armamos también es importante. Si estamos a cielo abierto, la lluvia castigará directamente la carpa con toda su potencia, pero si nos protegen algunos árboles, el desprendimiento del agua de su follaje será más lento dando tiempo a que el agua en el piso se absorba mejor, en lugar de hacer “arroyitos”. Aún así, no es conveniente armar debajo de grandes árboles, y menos de aquellas especies que desgajan, como los eucaliptos, sauces, olmos y fresnos. He soportado varias tormentas bajo ellos y he visto troncos de grandísimo porte literalmente partir carpas al medio. Esto sucede porque el agua agrega peso a las ramas y el efecto del viento las hace desprenderse.

Como se ha dicho, evitar el agua que corre o se encharca en el piso es posible eligiendo un buen lugar de armado. Por otro lado, las canaletas perimetrales no son de probada eficacia, en las iglús son muy difíciles de hacer y muchas veces sólo sirven para generar grandes pastones de barro alrededor nuestro. Es preferible destinar tiempo y esfuerzo a realizar sólo una o dos estratégicamente ubicadas que sean capaces de desviar el agua que se mueve por el suelo, a construir una fortaleza de tierra alrededor de nuestra carpa. No hace falta que sean muy profundas: con provocar el desvío alcanza para que la corriente haga el resto.

En las lluvias prolongadas, el suelo tiende a subir humedad hacia la superficie, aunque no caiga agua directamente sobre él. Por eso, también es bueno llevar algún nylon o lona plástica para colocar debajo del piso de la carpa. Ello debería hacerse siempre, porque es una forma de protegerla de la aspereza e imperfecciones del suelo, pero especialmente para evitar las lentas pero persistentes manchas de humedad que puedan aparecer. Hay que cuidar que el nylon no sobresalga mucho de la superficie del piso, porque podría enviar hacia adentro el agua que escurre por el sobretecho.

Quien no haya experimentado -o sufrido- un buen chaparrón estando en una carpa no puede llamarse del todo acampante. Prueba nuestra templanza, nuestra capacidad de salir de los problemas y a veces también nuestra paciencia. Pero sobre todo, prueba que lo divertido de la naturaleza no es siempre el buen clima sino los matices, y que -como decía un grande del humor argentino- “siempre que llovió… ¡paró!”

Notas de Técnicas y Productos en ediciones anteriores

El espacio de los lectores

Dejá tu comentario sobre está nota:

IMPERMEABILIZACIÓN DE COSTURAS:Usén el pegante normal de zapateria transparente y lo diluí un poquito con gasolina (o thiner)aplicandolo con un pincel por la parte de adentro de la carpa.Luego lo apliqué sin diluirlo por las costuras exteriores y me ha dado resultado.Cuando las lluvias son largas los hilos se empapan y se vuelven conductores del agua atravez de los agujeros.

Comentario bajo el anterior sistema de HERMES CAMELO | 05-07-2013

Un torrencial aguacero con tormenta electrica y rayos cercanos a las 3.am en la region del rio opon, en excursion de pesca me enseño un pequeño detalle que debe hacerse al cerrar la carpa. (lo que yo no hice ) deje los cierres de las puertas tanto del mosquitero como de la entrada principal, en la parte de abajo de las puertas, y por alli como un chorro por las pequeñas tiras del cierre penetro el agua inundando todo y mojamdo todas las cosas. Aprendi no acampar bajo àrboles, y a dejar los cierres arriba bajo la proteccion de la sobrecarpa. Ojala les sirva

Comentario bajo el anterior sistema de manuel jose vargas gutierez | 11-04-2013

Muy buena nota. Muchas gracias por compartirla.

Comentario bajo el anterior sistema de Sergio | 16-02-2013

Verdaderamente es espantoso tener 13 años y estar con tus dos amigas bajo una lluvia torrencial y que tu carpa tenga un montón de filtraciones D: Espero que estos consejos me funcionen para no pasar otra noche tan espeluznante y fría como esa.

Comentario bajo el anterior sistema de María | 21-06-2012

muy buena la nota, en especial para mi que soy novato en el tema de acampes, muy bueno gracias

Comentario bajo el anterior sistema de roberto silva | 05-05-2012

Excelente artículo, muchas gracias. he visto a mucha gente pasando penurias por no tener las debidas precauciones. por favor me puede ayudar con el concepto de columnas de agua? No se si es la fuerza con que pega la lluvia en la sobrecarpa, la cantidad de agua que cae o la resistencia de la tela.

Comentario bajo el anterior sistema de Gilbert | 25-04-2012

Respecto de la lluvia, me paso un verano en Claromeco, tres dias seguidos sin parar, estando en el camping del A.C.A. por suerte buena infraestructura y equipado con las "lonitas azules" lo peor fue la lucha contra el aburrimiento de mis hijos, tengo cuatro, ya no habia juego de cartas ni de dados que sirviera, pero tuvo un final podriamos decir tragicomico, ya que como bien dice el dicho, siempre que llovio, paro. Al salir el sol, dia espectacular, vieto norte, treinta y pico de temperatura, corriendo a la playa, no nos podiamos meter al agua por la cantidad de aguasvivas y lo mas comico del caso, por supuesto para nosotros, esposo e hijos fue que mi esposa se tiro al sol como un lagarto con una bikini bastante reducida, y al tomar sol de espaldas se le quemaron bastante ciertas zonas de su cuerpo que no se exponian al sol hacia bastante tiempo teniendo que terminar viajando sentada sobre una toalla mojada. Y bueno, experiencias de campamentismo, nos pasan a todos los que nos gusta vajar en carpa, espero que les guste mi relato, saludos para todos, Hugo.

Comentario bajo el anterior sistema de Hugo De Dona | 03-06-2011

Muy buena nota.La verdad he pasado por muchas de estas "experiencias campamentiles húmedas" ya desde mi época de estudiante (Soy Profe Educ.Física) cuando debíamos desarrolar la materia en forma práctica en campamentos de corta y mediana duración, y luego en mi vida de pescador, o simplemente viajando y acampando con mi flía. en distintos puntos de las provincias del norte.La lluvia suele ser una visita de esas que uno nunca invita pero aparece en el momento menos pensado, y para la que si no estamos preparados nos puede hacer pasar "malos tragos". Es verdad lo que dice el amigo Marcelo que hoy día hay muchas alternativas (En muchos de los Campings se han hecho inversiones muy buenas de infreaestructura) "para capear el temporal" y esperar a que mejore para seguir con lo planificado.Pero hoy me preocupa seriamente algo que seguramente muchos compartiran conmigo: las fuertes y peligrosísimas tormentas que se estan dando en los ulltimos tiempos, estimo que relacionadas con el cambio climático.Esto nos pone en serio riesgo de sufrir daños materiales y físicos.Hace pco tiempo un jóven perdió la vida al ser sorprendido por una tormenta cuando pernoctaba en su carpa, en un sector cercano a un autodromo. Creo que deberíamos ser mas previsores en este sentido, a aprovechar los avances que tenemos respcto a los "canales del tiempo" que nos pueden dsar un ALERTA al respecto.Tanto en los canales de TV como en distintas páginas de la red. Seguramente nos evitará un buen dolor de cabeza si cuidamos este detalle. Fellicitaciones al Marcelo y también a quienes idearon estas Revista OnLine.Por ultimo, les cuento que soy fanñatico de ACAMPANTE, compro la Revista desde el año 2mil, y realmente es un material de excelencia Saludos Ricardo Pértile Chaco

Comentario bajo el anterior sistema de Ricardo

Ricardo: gracias por tus comentarios y elogios, que haremos lo posible para seguir mereciendo. Lo que decís sobre el cambio climático es muy cierto. En mi zona (el sudoeste de la provincia de Buenos Aires) son cada vez más frecuentes los pequeños tornados durante el verano. De hecho, en los meses de enero de 2007, 2008 y 2009 sufrimos varios en los campamentos de mi grupo scout que literalmente se llevaron puesto todo. Afortunadamente, si bien acampamos en campos agrestes, siempre tenemos planes de evacuación y contingencia, algo que ya no debería faltar en todo grupo o contingente que acampe. También es un buen servicio que muchos campings podrían implementar la información climática y la divulgación de los alertas, para que nos encuentre a todos prevenidos y no debamos lamentar tragedias. Un abrazo grande, y gracias por leernos! Marcelo

Comentario bajo el anterior sistema de Marcelo Tedesco

Muy buena la nota, y trataré de poner en práctica los consejos para la próxima salida, ya me sucedió de pasar una lluvia fuerte y que se nos mojen todas las bolsas de dormir. Me gustaría también una nota sobre las diferentes calidades de carpas familiares y cómo hacer una buena compra a la hora de renovarla. Saludos cordiales.

Comentario bajo el anterior sistema de Veronica

Verónica: si entrás en el foro de www.acampante.com vas a encontrar muchos posts sobre los diferentes tipos de carpas, los consejos de usuarios, las recomendaciones de los más experimentados, y demás. Gracias por comentar!

Comentario bajo el anterior sistema de Marcelo Tedesco

Marcelo, Muy buena nota, comentaste que en tu grupo scout... que Nro. y cual es el nombre. Te dejo la pagina del Grupo al que pertenezco. Un Abrazo SLPS www.gruposanpablo.com.ar

Comentario bajo el anterior sistema de Gustavo Gomez

Hola Gustavo! gracias por el comentario. Mi grupo es el 0340 N. S. de Lourdes, de Bahía Blanca. Un abrazo! Marcelo (Tero Sociable, SLPS)

Comentario bajo el anterior sistema de Marcelo Tedesco

Interesante el articulo . Queria saber sobre tipo de carpas para el sur de nuestro pais en primavera ya que no tenemos ni idea. Con su experiencia qué carpa nos conviene?

Comentario bajo el anterior sistema de susana marson

Susana, entrá al foro en www.acampante.com/foro y fíjate en el tema: Carpas y mochilas, cómo elegir - Te paso el vínculo directo si lo prefieres: http://www.acampante.com/foro/viewforum.php?f=34 Saludos, Jan

Comentario bajo el anterior sistema de Jan

Buena la nota y las opiniones. Una recomendación (por experiencia propia la hago) es mirar bien las ramas de los árboles antes de armar la carpa debajo. Siempre buscamos sombra, pero si hay ramas muy largas o muy pesadas, no lo hagan debajo! Me pasó en Misiones que un árbol de ésos del monte, derechito, alto y con follaje en la punta nomás, se quebró al medio al lado de mi carpa y cayó justo sobre ella, por suerte no se soltó y sus ramas "arañaban" el techo nomás... En fin... son los riesgos, pero nadie nos quita el placer de pasar días maravillosos en contacto con la naturaleza. Las hormigas, los mosquitos o las tormentas condimentan la experiencia. Suerteee!!

Comentario bajo el anterior sistema de Jenny

Muy bueno el comentario, si bien ahora soy rodantero, pase muchos años en carpa y sostengo que el verdadero acampe es en ella y si se tiene equipo suficiente, en terreno agreste, alli es donde se disfruta realmente bien del estar con la naturaleza, libre de reglamentos, horarios y otras yerbas de los camping...mi vida de campamento en tierra como lo llamo, fue de lo mejor y nos paso de todo, hasta vientos de 90-100 kilometros y tener el previlegio de que nuestra "mansión" siempre fuera la única que quedaba en pie sin rasguños, pero para eso, como comento Marcelo, siempre se deben llevar naylon o cobertores grandes para que nos protejan de las inclemencias, en mi caso siempre atento a la radio, y mas que nada a la rotacion del viento. la lluvia no me preocupaba porque sabia que en mi "mansión no entraria una sola gota..les aclaro que la zanja que hacia alrrededor, era de 9 x 4 mts. para que quede pegada a todo mi compamento. de alli lo de "mansión" Siempre las estacas y sogas, eran el doble de las necesarias, en algun momento me fueron de utilidad...un saludo a todos y viva el acampe...

Comentario bajo el anterior sistema de ernesto

hola, genial toda la nota y los comentarios! este enero del 2010 llovió muchisimo en el sur donde acampé 45 dias, y ahi vi y envidié lo útil de las carpas comedor o de las lonas bien hechas. este año voy de nuevo y no me alcanza para la carpa comedor, pero quisiera hacer una buena lona para al menos cubrir la carpa y poder cocinar. en la foto que pusiste hay una lona azul que termina en unas barras, nol? de donde podria sacar modelos para mandarme hacer una buena lonita ? GRACIAS MILES

Comentario bajo el anterior sistema de maru

María Eugenia: en las ferreterías más grandes podés comprar lonas de arpillera plástica que tienen en sus bordes ojales de metal, para poder fijarlas con sogas. Vienen de varias medidas, desde 3 x 3 hasta 4 x 10. Yo las utilicé muchos años y son bárbaras. La mayoría de las que conozco son azules, pero también he visto camufladas. Te sugiero que averigües en grandes tiendas de ferretería (como Easy o Tehuelche) o en ferreterías importantes. Luego, solucionás el resto con soguines. Siempre tené en cuenta que si haces la cobertura a dos aguas tiene menos posibilidad de embolsar agua de lluvia que a una agua sola. Si mirás las fotos atentamente verás que las lonas están puestas a una sola agua y sin inclinación, y están medio embolsadas. La colocación podés hacerlo atando una soga a dos árboles y pasando la lona sobre ella a modo de toldo. Luego, con los soguines pasados por los ojales y algunas estacas la fijás al piso y listo.

Comentario bajo el anterior sistema de Marcelo Tedesco

Traducir esta nota a:
Notas de Técnicas y Productos en ediciones anteriores

© 2010 Revista Airelibredigital.com » Revista de camping